"La Fundación César Egido Serrano se creó para proponer que la palabra sea la herramienta de convivencia entre culturas y religiones y frente a toda violencia".

D. César Egido Serrano, "visión de futuro"

Presidente César Egido Serrano

“Estoy convencido de que el siglo XXI es el del entendimiento. La palabra ha de ser el vínculo de la humanidad y la única forma de resolver los conflictos tiene que ser el diálogo. Esto está en las manos de las generaciones que hoy tienen la responsabilidad del liderazgo de los países y debe ser la herencia que dejen a las próximas generaciones. Pero hay que poner recursos a disposición de esta idea. Recursos intelectuales o económicos; hay que poner energía y entusiasmo.

No es tarea fácil, pero hay que tener esperanza. Tengo razones para ello. El siglo XX ha sido uno de los más sangrientos de la Historia, pero también nos ha traído algunas enseñanzas que debemos tener muy presentes. La conciencia, el compromiso y el convencimiento de que la palabra es el vínculo de la humanidad un nuevo conflicto global a pesar de las continuas amenazas.

La paz ya no es un deseo. La sensatez nos lleva a la creencia de que es el único camino.

Yo pertenezco a una generación de españoles que no ha hecho ninguna guerra. Un país que lleva siglos enzarzado en contiendas civiles, y en menor medida, en conflictos internacionales. Esto no es el resultado del azar y sobre ellos se asienta mi esperanza. Este es mi convencimiento. Y lo es porque mi generación jugó a los mundos imposibles y —en líneas generales— nos dio resultado. Nos aliamos con la música, escribimos consignas en los muros sobre cosas que parecían imposibles, hablábamos de utopías, antepusimos el clavel a los fusiles… La respuesta de esta generación con su ideario utópico en todo el mundo logró que lo imposible se materializara en muchos casos.

Ha pasado el tiempo, muchas de aquellas utopías son ahora realidades. Pero queda mucho por hacer. Hay que seguir soñando y poniendo recursos a disposición de los sueños. Y este es el modesto grano de arena que aporta la Fundación César Egido Serrano: colaborar con el mecenazgo de la cultura, de la paz, el entendimiento, y el diálogo.

He dedicado 30 años de mi vida profesional al patrocinio y al mecenazgo en toda España. Durante ese tiempo, he sido especialista en conseguir recursos para proyectos de estímulo cultural o social. Esta experiencia me ha llevado a una conclusión: hay tareas que necesitan de la aportación desinteresada de quienes pueden hacerlo.

Es el momento de que devuelva a la sociedad parte de lo que ésta tan generosamente me ha dado. Para ello, es mi deseo poner parte de mi patrimonio a disposición de lo que considero ideas justas. Esa fue la razón fundamental de crear la Fundación César Egido Serrano, cuya esencia es darle a la sociedad los resultados de mi trabajo y de mi entusiasmo profesional. Por ello todas las actividades y proyectos de la Fundación César Egido Serrano son financiados con recursos propios, y no se solicitan subvenciones ni ayudas a ningún tipo de instituciones sean públicas o privadas.

Las actividades que la Fundación César Egido Serrano va poniendo en marcha a través de su herramienta de acción (el Museo de la Palabra) están dirigidas al fomento de esas ideas.

Me gustaría que todo aquel que las haga suyas se sume a nuestra casa. Una casa que desea convertirse en un lugar de encuentro depara esas mismas ideas, ideas que a muchos les parecerán descabelladas, como hace unos años parecían realidades que hoy a nadie extrañan”.

CÉSAR EGIDO SERRANO